Noticias

Ser o no ser profesional de golf…he ahí el dilema

No es fácil ganarse la vida con el golf, viajando una semana y la otra también, lejos de casa y de la familia, saltando de avión en avión, luchando día a día, persiguiendo ilusiones y triunfos, asumiendo derrotas y caídas. No es fácil, pero con tesón y pasión puede ser una profesión de por vida.

Tee del 2 del recorrido negro del CCVM

En este momento 27 golfistas profesionales españoles, 8 de ellos madrileños,  se están “batiendo el cobre” en el ACCIONA Open de España presented by Madrid 2022, una de las citas más importantes celebradas en nuestro país del European Tour. 

 

Los golfistas profesionales, como cualquier deportista profesional tienen una enorme responsabilidad con los aficionados. Suponen el sueño de pequeños y mayores, los que comparten sus triunfos con todos nosotros.

 

Sin su esfuerzo y persistencia, jamás hubiéramos disfrutado de aquellos momentos en que han mostrado sus obras maestras con golpes espectaculares. Tampoco hubiéramos experimentado esas emociones incandescentes que nos ha hecho sentir nuestros pros cuando han llorado o se han alegrado. Sus pulsaciones a 200, notar el aliento de miles de espectadores mientras llegan al hoyo 18.

 

Además, cumplen con una labor social; son el faro a seguir de las nuevas generaciones de golfistas, y el anhelo de los más mayores. Tienen la enorme responsabilidad de ser la inspiración de las nuevas generaciones y el sueño de cualquier aficionado que quisiera imitar sus pasos, o al menos su swing. Una responsabilidad y dedicación que no solo reside en los profesionales que compiten, sino también en todos los que se dedican a la enseñanza para seguir transmitiendo su conocimiento y el espíritu de este increíble deporte.

Más de un millar de profesionales conforman el golf español, y de ellos más de una tercera parte los que participan de la Federación de Golf de Madrid, que organiza el mayor circuito de España.

 

Cierto es que el golf es pasión, dedicación y conexión. Y todos estos elementos se unen para que tanto los pros como los espectadores que están en esos instantes disfrutando de su swing, vivan momentos únicos y gloriosos.

 

No, no es fácil ser golfista profesional, pero con tesón y pasión puede ser una profesión de por vida.

 

Compartir en

Más noticias

Amanece que no es poco

Dice el refranero español que “Al que madruga Dios le ayuda”. Otros dicen “Al que madruga Dios le arruga”. Sea como...

En forma, con Juan Dusmet

Juan Dusmet es el responsable de la preparación física del equipo CETEMA: exigencia, trabajo, prevención y método.

La atención médica para los federados está en buenas manos con Sanitas

Acuerdo con la aseguradora para el cuidado de los federados de Madrid